Bienvenido al Sitio Web de Minas, Camagüey, Cuba, hoy es Lunes, 24 Julio, 2017
Inicio

Casa Municipal de Cultura "26 de Noviembre"

Casa de Cultura "26 de Noviembre"

En el año 1983 surge la Casa de Cultura "26 de Noviembre" con motivo de la necesidad de ampliar el universo cultural del territorio de Minas, contando además con dos sucursales una en el Consejo Popular Senado y la otra en el Consejo Popular Lugareño. En los primeros años se desarrollaban actividades artísticas, semanas de la cultura, galas, espectáculos entre otras. Hoy contamos con actividades caracterizadas que mostramos en este sitio.

Efeméride del 26 de Noviembre:

Este día teniendo como escenario el paradero del ferrocarril existente en Las Minas, se reunieron los revolucionarios del Camagüey para determinar de una vez el curso que seguiría la revolución en este territorio. Independientemente de los comprometidos asistieron a la misma personalidades de esta localidad ansiosos por conocer el camino que tomaría la Revolución iniciada días atrás en Oriente y secundada por los camagüeyanos en las riveras del río Las Clavellinas. Alrededor de 300 personas se congregaron en el paradero. 

Si bien es cierto que muchos de los que acudieron estaban por aceptar el llamado "Programa de Cádiz" o las reformas planteadas por Balmaseda no es menos cierto también que otros como José R. Simoni, padre de Amalia y Matilde esposa de Ignacio y Eduardo Agramonte respectivamente, que junto a otros de la ciudad de Puerto Príncipe vinieron con el ánimo de contactar o unirse con los parientes o amigos que estaban decididos a luchar contra España.

La tensa situación tomó su máximo clímax cuando el joven Ignacio Agramonte tomó la palabra, defendía al igual que Cisneros la continuación de la lucha, la guerra justa de los oprimidos contra los opresores lapidando con sus palabras las posiciones reformistas, claudicantes y contrarrevolucionarias que trataban de destruir la revolución, dejando claro en su discurso cual era la posición de los cubanos ante el coloniaje español. Su histórica frase constituyó el certero epitafio para el dominio de España en Cuba: "Acaben de una vez los cabildeos, las torpes dilaciones, las demandas que humillan, Cuba no tiene más camino que conquistar su redención arrancándosela a España por la fuerza de las armas".